Blogia
Comunicación y Opinión

Biocombustibles de segunda generación

Parte 2. 

Más ecológicos y avanzados que los actuales, su desarrollo podría permitir una mayor implantación de los carburantes "bio" en los próximos añosVentajas e inconvenientesEn opinión del experto de WWF/Adena, Heikki Willstedt, las principales ventajas de estos biocombustibles 2G son las siguientes:
  • En principio, requerirán menos recursos (fertilizantes, pesticidas, agua, terrenos, etc.) para ser producidos. El ratio neto de energía producida mejorará respecto a los actuales.
  • Al disponer de una mayor variedad de materias primas y no ser comestibles, no generarán competencia con la industria alimenticia, aunque puede que la generen con la que utiliza fibras vegetales o madera.
  • Podrán ser generados en terrenos no agrícolas o marginales.
  • En algunos casos, podrán servir para recuperar terrenos erosionados en laderas o zonas desertificadas y fijar CO2 a través de su sistema de raíces.
  • A largo plazo, pueden abaratar los costes de producción respecto a los actuales biocarburantes.
  • Algunas especies tienen mejores resultados en climas templados que en tropicales, por lo que pueden desarrollarse en Europa o EEUU.

En cuanto a los inconvenientes, Enrique Monasterio, responsable de la Unidad de Transporte del Ente Vasco de la Energía (EVE), subraya los mayores costes iniciales de producción. En el caso concreto del biodiésel sintético, apunta, la falta de coordinación entre los distintos centros de investigación, con diferentes prototipos de gasificadotes, está además ralentizando la evolución esperada.

Por su parte, Jose Santamarta, considera que los recursos dedicados a estos biocombustibles sería mejor destinarlos a otras tecnologías más prometedoras. Además, explica, los biocombustibles forman parte de un modelo insostenible, basado en el automóvil privado, que se pretende mantener con soluciones "tecnológicas".

De la misma manera se posiciona Heikki Willstedt, quien recuerda que seguir utilizando el motor de combustión es un error, ya que en la práctica sólo un 5% de la energía contenida en el combustible se transforma en movimiento. En cambio, añade, el motor eléctrico es mucho más eficiente y ecológico: Transforma un 70-90% de la energía eléctrica en trabajo mecánico, no genera contaminación en su punto de utilización y la electricidad puede ser generada en el mismo vehículo, como los actuales coches híbridos, o a través de la red eléctrica generada por tecnologías renovables.

Asimismo, el experto de WWF/Adena añade como otras desventajas de estos nuevos carburantes la posible propagación de especies modificadas genéticamente con impactos desconocidos, y la pérdida de hábitat naturales debido a monocultivos.

 Materias primas y procesos distintos

La principal materia prima para esta nueva generación es la biomasa celulósica, cuya estructura química es más difícil de descomponer aunque posee importantes ventajas respecto a las materias primas de 1ª generación. En este sentido, las especies más prometedoras son, según Heikki Willstedt, el álamo y sauce de rotación corta (especies de crecimiento rápido en algunos casos mejoradas genéticamente); el miscanthus (una hierba alta de pasto perenne, también denominada "pasto elefante" por su tamaño); el mijo perenne forrajero (panicum virgatum), y la biomasa residual de productos industriales o en residuos urbanos.

 Asimismo, también se presentan como fuentes alternativas de materia prima algunos tipos de microalgas, que además de producir aceites que pueden transformarse en biodiesel, absorben grandes cantidades de CO2. En cuanto a la jatropha (un árbol que produce frutos no comestibles con un gran contenido en aceites), Willstedt explica que se suele incluir entre las nuevas opciones de materias primas, pero no se considera de segunda generación, ya que para su transformación en carburante utiliza los mismos procesos tecnológicos que los actuales.

Por otra parte, los procesos de transformación de estos nuevos biocombustibles también son diferentes. Según Monasterio, los principales procesos y resultados obtenidos son el biodiésel sintético a partir de un proceso de gasificación de biomasa y una reacción de Fischer-Trops; el biodiésel a partir de algas; el bioetanol procedente de la lignocelulosa de madera, paja e incluso hierba; y un nuevo biocarburante, el biobutanol.

Tomado de: http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/energia_y_ciencia/2008/01/26/174085.php

Francisco Garcés

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres